El Primero de Noviembre Mi Nuevo Libro Estara Disponible. ¡Pulsa Aqui Para Aprender Mas!

Como Puedo Cambiar la Mentalidad de Empleado a Empresario?

El otro día estaba enseñando sobre enfrentar el temor o el miedo y alguien me hizo esta pregunta en FB.  Creo que es tremenda pregunta y su respuesta ayudara a muchos!  

P:  Hola buen día Pastora. Quería preguntar ya que esta tocando un tema interesante con relación al miedo. En mi caso, como hacer para cambiar de ser empleado a pensar a tener un negocio o en el área de ventas con una compañía. El problema mío es que me gusta la seguridad, tener el control. Las ventas por ejemplo, es inseguridad. Hoy se vende mañana no se sabe. Es como caminar por fé. No es fácil. Como buscar a las personas. A dónde vas a ir, etc etc. Me gustaría conocer su opinión al respecto ya que usted es empresaria también. Gracias y bendiciones!

R:  Gracias por tu pregunta.  Te puedo contestar como una experta porque es exactamente lo que yo tuve que hacer:  Cambiar la mentalidad de empleada a empresaria aunque nunca pensé que yo pudiera hacerlo por el miedo al fracaso.  Cuando yo vivía con mis padres, ambos vendedores, yo experimente los tiempos  de escasez, de prosperidad, de incertidumbre, etc.  De muy joven propuse jamas ser una vendedora o una empresaria porque yo quería tener la seguridad de un cheque semanal.  Yo quería saber que pasara lo que pasara ese cheque iba a estar ahí. A mi las ventas me aterrorizaban. No podía pensar que alguien me iba a rechazar o que no iba a ganar suficiente dinero.  

Después de la Universidad encontré un trabajo donde recibía un cheque semanal.  Pero, encontré que realmente no estaba feliz.  Empece a experimentar deseos de ser mas libre con mi tiempo porque todo el día hasta tarde en la noche me encontraba en un edificio, sin ventanas, trabajando por el sueño de otra persona. Me quede ahí hasta que Dios me llamo a ser maestra y ministro de niños en un ministerio que trabajaba en los barrios marginales de Miami.  Trabajaba por los pastores ayudándolos en toda área y aunque ganaba menos estaba feliz!  Pero, llego el día en que me case, me mude y Dios tenia otros planes para mi.  

Un día esperando a mi primer bebe hace 19 años atrás alguien me vendió productos de AVON.  A mi me gustaron tanto que quería seguir comprando pero la vendedora desapareció.  Nunca me contestaba el teléfono y un día yo dije:  "Yo puedo vender este producto porque me gusta y yo tratare a mis clientes mucho mejor." Pues, empece a vender AVON.  Dure como un mes porque me entro pánico al invitar a las mujeres ver el catalogo. Tenia tanto miedo que me rechazaran las llamadas que renuncie.  Mis únicas clientes fueron mi bella suegra y la tía de mi esposo.

Como 6 años después y tres bebes en mi hogar, decidí intentarlo otra vez.  Esta vez empece no solo a vender pero también a reclutar a otras vendedoras.  Me fue súper bien.  Y un día pensé:  "Donde estuvo el cambio?  Como llegue a ser exitosa vendiendo cuando antes le tenia pánico?"  Descubrí muchas cosas por esa experiencia y abajo te las comparto:

1.  Encontre algo que me gustaba mucho.  Yo usaba los productos de AVON y sabia que a otras mujeres también le podrían gustar.  Tenia pasión por ello y creía en el.

2.  Yo pensaba que la gente me iba a rechazar cuando la verdad era que a muchas mujeres les gusta el producto y les gusta el buen servicio.  Un servicio completo desde el principio hasta el fin de toda la transacción.  

3.  La confianza en mi misma estaba en un nivel diferente. Ya no me daba miedo si alguien "me rechazaba" porque sabia que el rechazo no era hacia a mi como persona sino que simplemente el cliente no quería comprar el producto. Y también sabia, que Dios estaba conmigo y Su amor nunca se alejaría de mi. 

4.  Aprendí a hacer el negocio a mi manera y como a mi me gustaba. Mi supervisora de ventas quería que yo fuera al Centro de Comercio y parara a la gente y le hablara, etc.  Ese simplemente no era mi estilo de ventas.  Encontré que mi mejor estilo era uno a uno. Y cuando iba a dejar los productos en las casas siempre oraba por mis clientes.  También me gustaba tener una mesa en las ferias donde la gente venían a mi.  Yo encontré lo que trabajaba para mi y complementaba mi forma de ser y lo hacia bien.

5.  Empece a aprender de otras personas exitosas.  Recibí inspiración e instrucción de otros y de sus logros.

Hoy ya no vendo AVON pero se que Dios uso esa etapa de mi vida para impulsarme a lo que hago hoy para Su gloria y honra.  Yo escribo mis libros y creo los perfumes para la Reina en Ti porque siento el llamado de Dios hacerlo y tengo mucha pasión por ello y por las personas que reciben de mis enseñanzas y productos. Te dejo con esta escritura que ha sido de gran bendición para mi:  

Isaias 48:17

Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir.  

Esa palabra provechosamente significa que te enseña a prosperar y a obtener ganancia!  No tengas miedo de seguir las instrucciones y el llamado de Dios.  El te guiara y te llevara a los lugares donde puedes usar todos tus talentos y prosperar a causa de ello.  

 

 

 

Dejar un comentario

Nombre .
.
Mensaje .